viernes, 24 de febrero de 2017

Ketuvot 46 - Los beneficios del padre y del marido

Comenzamos en nuestra Guemará del día una nueva Mishná del tratado de Ketuvot. En este caso la temática continúa la linea de las anteriores y tiene que ver con la relación económica entre el padre y su hija. Nuestra Mishná nos dice que un padre recibe la ganancia económica de su hija en casi todos los aspectos. Por ejemplo, y así lo nombra la Guemará, si su hija menor (hasta 12 años y medio) se casa es el padre quien recibe la plata que el marido entrega para contraer matrimonio. En el mismo sentido el padre hace usufructo y goza de lo que su hija pueda encontrar en la calle o bien su trabajo. Es decir, para poner un ejemplo moderno, si su hija de nueve años es actriz la plata que ella gana no es de ella sino que le pertenece al padre. El padre también recibe el dinero en un eventual divorcio y puede también anular los votos/promesas de su hija. Como ya afirmarmos previamente en la mentalidad bíblica/talmudica la hija es "propiedad" del padre hasta que se case o bien llegué a la "adultez". 

Todos estos temas están alejados un poco de la tematica de Ketuvot, de las obligaciones y responsabilidades de la pareja durante el matrimonio, sin embargo este tema comenzará a aflorar de ahora en más en la Guemará por la segunda parte de nuestra Mishná. En esta se nos dice que el marido tiene los mismos beneficios que el padre pero también puede "comer de los frutos" de la herencia de la mujer (algo que el padre no puede hacer). Sin embargo este beneficio extra conlleva tres responsabilidades importantes que (como veremos a continuación, el padre no necesariamente tiene aunque esto nos sorprenda): debe alimentarla, redimirla en caso de que sea apresada/secuestrada, y debe garantizarle un entierro digno. 

La lógica que se encuentra detrás de está Mishná es que la mujer en su niñez está bajo la protección de su padre y cuando se casa bajo la protección de su marido. En la mentalidad bíblica y talmúdica ellos son los "jefes de familia", los que deben preocuparse y ocuparse de mantener a las mujeres, sea su hija o su mujer. Ellos deben garantizarles ciertas cuestiones como ser el alimento diario. Por este motivo como ellos están obligados a "mantenerlas" si la mujer en algún momento recibe alguna compensación económica o algún dinero el mismo puede ser usado por el padre/marido ya que ellos son quienes las "mantienen". A los ojos del lector moderno esto puede sonar un poco machista, y personlamente creo que lo es, pero no nos olvidemos que hasta menos de un siglo atrás esta era casi una regla general en la inmensa mayoría de las sociedades y de los países.